Gamificación ¿cómo aplicarla en tu estrategia de marketing?

Gamificación ¿cómo aplicarla en tu estrategia de marketing?

Estoy segura que muchos de vosotros si os hablo de gamificación como una estrategia de marketing, no sepáis a que me refiero.  Pero puede que de manera involuntaria hayas participado en una estrategia de gamificación de alguna empresa o marca a la que sigues, te gusta o eres cliente.

 

Por ello, empecemos este artículo hablando de qué es la gamificación y qué parte importante juega en las estrategias de marketing de las marcas.

 

 ¿Qué es la gamificación?

Gamificación viene de la palabra inglesa game (juego). Y básicamente se trata de eso, de hacer jugar a los clientes (o personas interesadas en tu marca o producto), para mantenerlas entretenidas mientras te compran casi sin darse cuenta.

 

Estrategia de gamificación

Una estrategia de gamificación bastante conocida, es la de ofrecer puntos por las compras para después poder canjearlos por regalos o descuentos en futuras compras. El objetivo es tener a tus clientes activos y enfocados hacia el objetivo que tú tengas marcado.

 

Es verdad que no solo se trata de vender más (aunque es el objetivo principal de toda empresa). Puede que tu estrategia de gamificación lo que busque en un primer momento es dar a conocer tu marca, que la gente llegue hacia tu marca y se enganche con algún juego que les propongas.

 

De este modo consigues que la gente empiece a conocer tu marca y de ese modo, poco a poco tu marca empezará a ser más visitada, más conocida, más apreciada y eso generará cierta confianza con lo que tus ventas se verán afectadas de manera positiva.

 

Ejemplo de este tipo de técnicas de marketing

Imaginaron una tienda de zapatos que proponga una competición de fotografía entre sus clientes donde los protagonistas de las fotos sean, como no, los zapatos. Cada día los clientes que participan en el juego deberán publicar una fotografía. Al final de la semana, la fotografía más original gana un masaje, un viaje en globo, un fin de semana rural… lo que se te ocurra o pueda permitirse la empresa.

 

Con este tipo de juegos los clientes se “pican” entre ellos, tus redes sociales están más activas que nunca y los participantes hacen lo que les pidas para ganar la competición.

 

La Gamificación en el área del marketing

La gamificación no es algo exclusivo del marketing. Hacer jugar a unas serie de personas para que aprendan, se esfuercen, se coordinen como un buen equipo… Muchas empresas llevan haciéndolo desde hace ya unas cuantas décadas. En las escuelas de negocio se llevan haciendo simulaciones empresariales desde hace mucho.

 

En el mundo del marketing es una estrategia que está escalando posiciones desde hace unos años. No hace tanto tiempo, el marketing empleaba los sentimientos para intentar vendernos sus productos, ahora nos hace jugar. No ha cambiado tanto, ¿verdad?

 

Como estrategia de Social Media muchas empresas también usa la gamificación para conectar con los usuarios. Por ejemplo, una empresa de vehículos podría pedir a los usuarios que manden sus vídeos conduciendo sus vehículos; los usuarios de redes sociales de esa marca votarían por sus vídeos favoritos; y el ganador podría ir a un circuito de pruebas y disfrutar de la conducción de su último modelo, o de un modelo deportivo, o de un modelo clásico…

 

Como tener éxito con una campaña de gamificación

Con la llegada del marketing digital, todos los negocios, pequeños o grandes pueden crear estrategias de gamificación para poder vender más a un amplio abanico de gente. Lo único que deben hacer es seguir un plan bien trazado y ponerlo en práctica.

 

Pero recuerda, el éxito de una estrategia de gamificación se basa en acertar con el juego que la empresa ofrezca a sus clientes. Esto implica que la empresa debe conocer los gustos, filias y fobias de sus clientes. Este tipo de estrategia de marketing se puede usar para todo tipo de empresas. Desde empresas grandes hasta pymes. Imagínate un bar que comience un juego en redes sociales donde los participantes publiquen vídeos de sus “tapas” favoritas o más originales.

 

El ganador tendrá el honor de ser jefe de cocina un sábado para controlar la manera correcta de cocinar su tapa ganadora, que será la que se sirva durante ese día con todo tipo de publicidad en todo tipo de soportes de marketing tradicional y digital.

 

Si no eres de mucho cocinar puede que no te interese participar en el concurso. Pero puede que sí seas de mucho comer y te llame la atención que un aficionado sea el jefe de cocina por un día y comer la famosa “tapa”.

 

Elementos de una campaña de gamificación

Una campaña de gamificación necesita de dos elementos para funcionar: competición y recompensa.

 

El juego que debes plantear a tus clientes debe ser competitivo. De manera individual o en grupos, pero competitivo. Los usuarios deben luchar contra otros oponentes para llegar el primero, conseguir más puntos, ser el que más guste, etc. Con el objetivo es mantener entretenidos a tus clientes y “picarlos” entre ellos para que se esfuercen, de una manera controlada, para ser mejor que el resto de participantes.

 

La recompensa debe cumplir también una serie de características para hacerla atractiva y que la gente participa. Debe estar mínimamente relacionada con la temática de la empresa. Pero también puede ser algo que sepas que guste a tus clientes y les anime a participar. Sea cual sea la actividad de la empresa.es importante que la recompensa  gustará a todo el mundo y mucha gente se animará a participar en la competición.

 

Los objetivos de la gamificación pueden ser muchos pero el principal es vender más a más gente. La cosa es valorar si el aumento de ventas compensa el precio que la empresa pague por el premio que ofrece. En este aspecto, las grandes empresas juegan con cierta ventaja ya que disponen de más dinero. Pero el pequeño empresario puede basar su premio en los deseos de sus clientes más que en el precio, en el valor monetario real de lo que se ofrece como recompensa.

 

 Técnicas de gamificación

Veamos un listado de diferentes técnicas que puedes poner en práctica para involucrar a tus clientes es tus juegos:

1# Acumulación de puntos

No hace mucho, en todas las tiendas donde comprábamos nos daban puntos en una tarjeta y, una vez cada x meses nos mandaban a casa un catálogo con cientos de artículos de todo tipo, para que canjeáramos nuestros puntos por esos regalos. Es una técnica que hoy en día se sigue utilizando y sigue teniendo mucho éxito.

2# Superación de niveles

Este tipo de juego podría aplicarse a gimnasios o clínicas de adelgazamiento. Teniendo en cuenta el objetivo final se divide en etapas o niveles todo el recorrido que deba hacer el cliente. Lo que sí debe haber es un reconocimiento público del nivel de cada participante, así van compitiendo entre sí para unos intentar igualar o superar a los otros.

3# Desafíos

El juego consiste en plantear un desafío a los participantes para que estimulen su imaginación y consigan superarlo. Se pueden poner en práctica en gimnasios, por ejemplo. Podrías plantear el desafío de levantar X kg después de una semana de entrenamiento.

Los clientes que quieran participar en el desafío tendrán que entrenar duro durante. Si el gimnasio se paga por horas de asistencia en las instalaciones, los beneficios económicos serán muchos.

4# Gimcana

La Gimcana se puede plantear como técnica de marketing en la empresa, siempre y cuando los clientes estén dispuestos a patearse la ciudad buscando pistas. En las asociaciones de comerciantes debería ser de obligado estudio porque es una forma fantástica de dinamizar las compras en el pequeño comercio.

 

Otras técnicas de gamificación actuales no incluyen recompensa alguna. Se basan en la simple satisfacción personal de haber logrado el objetivo o reto fijado. En este modelo de gamificación no hay una recompensa económica. Simplemente el ganador puede publicar en todas sus redes sociales que ha ganado el desafío.

 

Aunque no te lo creas, incitar a superarse ya sea un reto físico o intelectual, suele funcionar muy bien. Y si tu negocio puede adaptar esta técnica, tus clientes será la que más beneficios te ofrezcan.

 

Conclusiones

Como hemos visto, antes de diseñar una estrategia de gamificación en tu marketing empresarial es el objetivo que quieres conseguir.

 

Una vez fijada la meta tienes que ver qué ruta es la más adecuada de actuación. Debes tener en cuenta tus circunstancias empresariales y los deseos de tus clientes.